¿todavia?🤯

¿Todavía toma pecho?, ¿cuánto tiempo tiene?, ¡pero si ya tiene dientes!, eso ya es vicio, de ahí no saca nada, si ya come de todo, quítasela ya, se va a ir a la mili y se va a llevar a su madre, es su chupete, eso es para bebés, que guarro, te van a llegar al suelo…

Eso y mucho más es con lo que tenemos que lidiar a menudo las mamás que decidimos por convencimiento propio, información adecuada y amor a nuestros pequeñ@s continuar con la lactancia más allá de los 6 meses… aunque las críticas hacia la lactancia comienzan hasta en lo primeros momentos, cuando más dudas tienes, en un momento muy vulnerable, cuándo más necesitas confiar en tí, en tu cuerpo, en la naturaleza y en que tú puedes… pero el entorno es hostil y envía mensajes demoledores que en muchas ocasiones han sido los culpables de lactancias maternas frustradas que generan sentimientos de incapacidad en la madre. Comentarios que nos infantilizan y nos desempoderan.

Pero nosotras tenemos opciones, podemos poner límites, decirle a todas esas personas lo poco que nos interesan sus opiniones y no sólo por cómo nos puedan afectar a nosotras, sino por que no afecten a nuestros niñ@s, que con el tiempo escuchan esas cosas que les generan sentimientos de vergüenza, piensan que hacen algo que no está bien y que se tienen hasta que esconder para que nadie los juzgue.

En 2015, la Asociación española de Pediatría (AEP) se vio obligada a publicar un informe sobre los beneficios de la lactancia prolongada para informar al público general, a los profesionales sanitarios y, muy especialmente, a las familias con hijos lactantes ante el desconocimiento social y la falta de apoyo a las mamás que siguen dando el pecho a niños “mayores”. En éste informe llegaron a las siguientes conclusiones «La lactancia materna es una fuente de salud presente y futura. A mayor duración mayor es su beneficio potencial. Se recomienda mantenerla hasta los 12-24 meses y posteriormente todo el tiempo que madre e hijo deseen. Es importante que las decisiones y necesidades de cada familia se vean respetados, sea cual sea la opción que elijan.

La principal dificultad a la que se enfrentan las madres de lactantes mayores es el rechazo social. Por ello, desde el Comité de Lactancia Materna de la AEP queremos apoyar a todas las mujeres que han decidido amamantar, sea cual sea la edad de sus hijos, con el fin de contribuir a normalizar la lactancia materna más allá del primer año»

Beneficios de la lactancia materna prolongada:

La leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. La leche materna es una sustancia viva, va adaptándose constantemente a las necesidades de desarrollo del niño de forma que a partir del primer año de lactancia.

Una lactancia prolongada no sólo aportará beneficios a corto plazo, o mientras dure, sino años después del destete.

La cantidad de grasa en la leche aumenta convirtiéndose en un alimento completo y nutritivo para un lactante mayor y de mayor calidad que la leche de fórmula o de vaca. De hecho, según la AEP: un bebé mayor de un año que continúa con la lactancia materna obtiene aproximadamente 1/3 de sus necesidades calóricas y proteicas diarias a través de la leche materna (en ocasiones, durante periodos de enfermedad, puede aumentar) además de una cantidad importantísima de vitaminas y minerales.

Además, los niños mayores que toman pecho siguen disfrutando durante más tiempo de los beneficios inmunológicos de la leche materna, con una menor incidencia de infecciones para su edad que sus iguales no amamantados. 

Los beneficios de la lactancia prolongada también incluyen a la madre, a más tiempo total de lactancia, menor riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión e infarto de miocardio.

Se recomienda mantener la lactancia tanto tiempo como madre e hijo deseen.Cuando una mujer cree que ha llegado el momento de destetar, se aconseja no hacerlo bruscamente ni con engaños. Según la AEP: «la mejor estrategia es la del destetar gradual, sin ofrecer ni negar le pecho, pudiendo negociar las condiciones con el niño. Durante la etapa del destete es importante ofrecer alternativas a la necesidad de contacto del niño, ya que la relación que se establece a través de la lactancia es un vínculo muy estrecho que debe ir reorientándose paulatinamente»

Mis conclusiones como madre lactante: 

Solo cada madre puede determinar qué es lo mejor para su familia. No permitas que las opiniones de la gente te aparten de las decisiones que tomes, infórmate, lee, busca en las fuentes correctas, pide ayuda a profesionales actualizados, no te quedes sólo con las opiniones cercanas, sea quién sea el que opine puedes contrastar la veracidad de esa información para que así puedas tomar decisiones conscientes y beneficiosas para tu bebé y para tí, opiniones que te aporten la seguridad necesaria para no dudar ante las críticas. ¡Ánimo, lo estás haciendo bien¡

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =